13.12.2023 | El vendedor de un inmueble en Palma de Mallorca ha sido condenado a cinco años de prisión y a abonar una indemnización de 265.000 euros por vender una vivienda con una orden de demolición.

 

El Tribunal Superior de Justicia de las Islas Baleares (TSJIB) ratifica la sentencia de la Audiencia Provincial, la cual, condenaba al constructor y vendedor de una vivienda, situada en el barrio de La Vileta, que no contaba con la correspondiente licencia y, que además, tenía una orden de demolición.

El ya condenado, solicitó al Ayuntamiento una licencia de obra menor para realizar una pequeña actuación en el inmueble y, sin embargo, ejecutó una reforma completa del edificio tanto interior como exteriormente. El Ayuntamiento de Palma al percatarse de que las obras se excedían de lo solicitado inició el correspondiente procedimiento de restauración de la legalidad urbanística el cual concluyo con el dictado de la orden de demolición de las obras ilegalmente ejecutadas. Entre tanto, la vivienda fue vendida sin informar a los compradores del expediente que recaía sobre la misma.

Los compradores llevaron el asunto a los tribunales, los cuales, les han dado la razón. Tanto la Audiencia Provincial como el TSJIB entienden que existió una actividad de engaño al no haber informado en ningún momento a los compradores sobre los problemas urbanísticos del inmueble y que tal engaño resultó fundamental para lograr un consentimiento viciado.

Los propietarios a día de hoy están inmersos en un procedimiento para intentar legalizar la vivienda y no tener que ejecutar la demolición.

Fuente: «ultimahora.es».

Redactor: Equipo de prensa de Vélez Dorado

Publicaciones y noticias relacionadas: